Principios generales del Voluntariado de San José

    Los principios generales que deben inspirar la actuación de los/as voluntarios/as del Instituto son: 

    • Solidaridad. Con una conciencia global que exige congruencia entre las actitudes y compromisos cotidianos y la eliminación de injusticias y desigualdades. La solidaridad exige un esfuerzo y es socialmente útil. Los voluntarios ayudan a otras personas y colaboran con el equipo de pastoral (SAER) y los/las trabajadores/as, complementando su labor.

    • Voluntariedad. Su acción es decidida y libre, delimitando su tiempo de dedicación por iniciativa propia, sin que tenga causa en una obligación personal ni deber jurídico. Se excluyen las actuaciones voluntarias aisladas, esporádicas, ejecutadas por razones familiares, de amistad, de buena vecindad, cívicas o estudiantiles.

    • Gratuidad. Su labor va dirigida a promover el desarrollo pleno de la persona beneficiaria. No está remunerada, es altruista y benevolente. No busca beneficio económico o material, y no se rige por la legislación laboral ni mercantil.

    • Formación. Es gratuita para la persona voluntaria, y un compromiso recíproco, un derecho y deber mutuos, para que adquiera conocimientos y mejore su eficacia.

    Otros principios

    Igualmente son inherentes a la acción voluntaria los principios de no discriminación, pluralismo, inclusión, integración y sostenibilidad y en general todos los que inspiren la convivencia y el avance social.

    Si quieres ayudar a los demás y formar parte del Voluntariado de San José, contacta con nosotros.