Instituto de Religiosas de San José de Gerona

Avda. de la Moncloa, 7 - 28003 Madrid 91 533 55 03

La Hermana María Martínez participa en una reflexión sobre inmigración

Organizada por la Comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC)

01/01/2018

Los promotores JPIC de habla española y portuguesa reflexionan sobre el mensaje del Papa para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz

  • Begona Escrihuela, NSC, María Martínez Becares, RSJG y Lila Celina Barrera, HTC, que prepararon todos los materiales para la reunión.

Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz... La Paz es una aspiración de todos los pueblos y de todas las personas, especialmente cuando las condiciones de la realidad no permiten que sea posible vivir en paz.

El Papa Francisco nos invitó a abrazar con entrañas de misericordia a todas las personas que  se ven forzadas a huir de su propio lugar de origen a consecuencia de la pobreza, el hambre, la guerra, la persecución, la discriminación o la degradación ambiental. Y enfatizó que no es suficiente “una mirada contemplativa” ni sentir dolor en el corazón por la situación deprimente que viven estas personas, sino que debemos trabajar intensamente para que estos hermanos y hermanas puedan vivir en paz, intentando resolver los conflictos y problemas que causan las migraciones y desplazamientos, y frente a las cuales también debemos hacer algo en for-

ma responsable y coordinada.

El Papa motivó al grupo a reflexionar y actuar sobre cuatro verbos, “cuatro piedras angulares para la acción” que exige de nosotros/as un compromiso concreto, una gestión responsable y coordinada, una cadena de solidaridad para dar respuesta a los clamores y diversas situaciones de los migrantes y refugiados, garantizando sus derechos. Todos podemos hacer algo sin duda alguna.

El Papa nos invita a aplicar una estrategia que combine estas cuatro acciones:

  1. Acoger, que en el ámbito Cristiano, significa brindar hospitalidad y en el ámbito legal ampliar las posibilidades para que las personas puedan entrar a los países de manera legal, para evitar que caigan en manos de los traficantes de personas.
  2. Proteger, que para los Cristianos es hacer con el prójimo lo que Dios hace con cada uno, cuidar la vida y la dignidad humana y en el ámbito legal proteger los derechos de los migrantes evitando que caigan nuevamente en la explotación, especialmente las mujeres, los jóvenes y los niños.
  3. Promover, que tiene que ver con apoyar el desarrollo humano integral de los migrantes y refugiados, garantizándoles el acceso a condiciones de vida digna y a servicios básicos como salud, educación y un lugar donde morar. Promover las capacidades, talentos y habilidades de los migrantes y refugiados, prepararlos para el encuentro fraterno con “los otros” en un espíritu de diálogo intercultural.
  4. Integrar, sintiéndonos una sola familia humana, en una casa común, para que los migrantes y refugiados puedan participar activamente en la sociedad que los acoge. Desde un mutuo reconocimiento, la sociedad que los acoge reconoce todos los valores y riqueza cultural que ellos aportan y a su vez los migrantes y refugiados descubren la grandeza de la cultura que los hospeda y acoge.

Estos cuatro verbos, estas acciones concretas cuentan también con el apoyo del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, que en un plan estratégico de veinte puntos desea apoyar el desarrollo de una política clara que promueva la dignidad de los migrantes y refugiados en todos los países del mundo, para proteger y garantizar sus derechos, ayudarlos en el cumplimiento de sus deberes, dentro de unas relaciones interculturales de diálogo, respeto, reconocimiento y desarrollo humano.

El tema de los refugiados y migrantes culminó con el encuentro de oración en la iglesia San Marcello, en el que se destacó la experiencia de la huida de la Sagrada Familia a Egipto junto con la de los refugiados y migrantes de hoy. En la oración, los promotores pidieron la guía del Espíritu Santo sobre lo que debían hacer al ver el rostro de Cristo en los que enfrentan hoy las dificultades de la migración. Oraron por las comunidades anfitrionas, por las familias desarraigadas y por la solución pacífica de las causas fundamentales de los conflictos presentes actualmente en tantas partes del mundo.

—Contributor: Maria Yaneth, SDS, General Councilor of the Salvatorians, member of the Spanish and Portuguese JPIC Promoters and a member of the JPIC Commission of USG-UISG

Recursos en línea en español para el mensaje de paz sobre “Refugiados y migrantes”

¿Quieres ser voluntario? ¡Apúntate! Infórmate de nuestros programas nacionales e internacionales

200 años tras las huellas de Maria Gay Tibau