Instituto de Religiosas de San José de Gerona

Avda. de la Moncloa, 7 - 28003 Madrid 91 533 55 03

PROFESIÓN RELIGIOSA

11/10/2011

El día 9 de octubre, ha sido para nosotras un día inolvidable, nos hemos despertado ilusionadas para celebrar públicamente lo que ya en nuestro corazón habíamos vivido, sobre todo al final de los Ejercicios de mes: la donación plena de Jesús a nosotras y la nuestra a Jesús. Podemos repetir hoy, el diálogo de Jesús con Santa Teresa  cuando ésta le dice: Yo me llamo Teresa de Jesús, pues Yo, le contesta Jesús,  Jesús de Teresa. La Eucaristía de este día hizo realidad esta entrega. Fue emocionante.

Ha sido en casa Madre, en Gerona, bajo la mirada amorosa de nuestra fundadora, María Gay Tibau, donde se han sentido, decididos, nuestros nueve Sí. Hemos querido decir a todos los presentes, al Instituto, a la Iglesia, a la sociedad, que nos comprometemos a seguir a Jesús al estilo de nuestra Madre Fundadora, con humildad y sencillez, con prontitud en el servicio a los enfermos y desamparados, urgidas por la caridad de Cristo, por su vida pobre, obediente y casta, confiando en el amor maternal de María y bajo la protección de San José.

Nos habíamos preparado para este momento haciendo una experiencia de fraternidad, interculturalidad y de conocimiento de las raíces del Carisma e historia del Instituto que nos ha enriquecido y nos ayudará en el resto de nuestra vida.

Hemos llegado a este  importante momento de nuestra vida en el que hemos conocido más la obra del Instituto en España: las comunidades, con su riqueza de fraternidad y obras de apostolado, el cariño con que se está cuidando a nuestras hermanas mayores, la extensión del Carisma en los Laicos de San José de Gerona, el florecimiento de vocaciones en el Instituto, en algunos países, la cercanía y cariño con que nos han recibido y tratado las hermanas que hemos conocido en Solius y en las comunidades que hemos visitado: Llagostera, Vilarroja, Figueras, Casa Madre, Banyoles. De todo ello damos gracias a Dios.  Podemos decir que hemos recibido el ciento por uno, como nos prometió el Señor y, gracias a todas y a nuestras comunidades que mientras nosotras estábamos en Solius, nos han suplido en todo.

¿Quieres ser voluntario? ¡Apúntate! Infórmate de nuestros programas nacionales e internacionales

200 años tras las huellas de Maria Gay Tibau