Instituto de Religiosas de San José de Gerona

Avda. de la Moncloa, 7 - 28003 Madrid 91 533 55 03

Misión

"La misión apostólica del Instituto consiste en el ejercicio de la caridad para con los enfermos, prestándoles asistencia espiritual y corporal." (Constituciones, 3).

Nuestra madre Fundadora recibió el carisma de cuidar y velar a los enfermos de toda clase de enfermedades y, a través de esta asistencia, sembrar la paz en su corazón. Así pues, la religiosa de San José, como seguidora de María Gay, está llamada a llevar ese mensaje al hombre enfermo.

Ante el estado de abandono y sufrimiento en que se encontraban los enfermos de Girona, tanto en sus domicilios como en los hospitales municipales, y no obstante la escasez de medios técnicos que podía ofrecerles, María Gay no retrocedió sino que con la fuerza del Espíritu y un gran deseo de hacer el bien, se entregó con ardiente caridad al servicio de las personas enfermas.

Hoy como en los tiempos de María Gay estamos todas llamadas a llevar paz al mundo del dolor, donde alguien necesita ser atendido y escuchado, sin tener en cuenta su condición social, su ideología ni su religión.

El Instituto, consciente del reto que supone de cara al nuevo milenio la prioridad que da la Iglesia a la evangelización desde la propia vida, se propone vivir con más radicalidad las raíces esenciales del carisma. "Aliviar el dolor y sembrar la paz". A ello ayuda también el hecho de la reciente introducción de la Causa de Beatificación de la Fundadora María Gay Tibau. El compromiso de cada una de las Hermanas es total en esta toma de conciencia:

Nuestro empeño, a la luz de la riqueza que descubrimos en nuestra Madre Fundadora, es contagiar y expandir su experiencia de vida evangélica en la entrega al servicio de los enfermos más pobres y necesitados. Como ella, "SERVIR Y VELAR" al hombre de hoy en los ámbitos o realidades donde no hay aún respuesta. El compromiso es claro: "Transparentar el amor misericordioso de Cristo...".

Por otra parte, conscientes de que el carisma no es monopolio del Instituto, buscamos cauces de comunicación del mismo con los colaboradores y voluntarios, en quienes el Espíritu suscite también la riqueza del carisma que dio a María Gay Tibau y hoy continuamos sus seguidoras.

Conservando intactos nuestros valores -el respeto a la vida, el cuidado integral al enfermo y la vivencia de la vida cristiana según está en los Evangelios- queremos responder a las necesidades de las Iglesias locales de los diversos lugares donde nos encontramos.

¿Quieres ser voluntario? ¡Apúntate! Infórmate de nuestros programas nacionales e internacionales

200 años tras las huellas de Maria Gay Tibau