Instituto de Religiosas de San José de Gerona

Avda. de la Moncloa, 7 - 28003 Madrid 91 533 55 03

MAESTRO ¿DÓNDE VIVES? VIERON DÓNDE VIVÍA Y SE QUEDARON CON ÉL AQUEL DÍA

KARELIS PADILLA

09/06/2012

Esta experiencia me anima y empuja a reafirma y dar mi ?SÍ? definitivo para siempre y a seguir viviendo con gozo y entrega mi consagración, dando con ello respuesta a la llamada que Jesús me hizo un día de seguirle y estar con Él

  • Karelis Padilla

Hace 10 años comencé esta experiencia de encuentro y amor con Jesús, y durante este tiempo he sentido cómo su gracia, bendición y fuerza me han acompañado en cada momento vivido. Hoy quiero dar gracias a Él, por esta etapa de formación, de preparación a mis votos perpetuos, que me permitió vivir en la tierra de nuestra Me. Fundadora María Gay Tibau (España), donde he podido conocer y palpar de cerca los orígenes y lugares más significativos de los inicios de nuestro Instituto; y a la vez, conocer y compartir con nuestras Hermanas, la misión que realizan desde el servicio que prestan con entrega, amor y abnegación, y viendo su ejemplo y testimonio me ayudan a seguir fortaleciendo en mí, el sentido de pertenencia y amor al Instituto.

Este tiempo ha sido propicio para seguir creciendo y avivando mi encuentro personal e íntimo con Jesús, donde a través de la meditación y contemplación de sus misterios he podido conocerlo un poquito más, aumentando con ello mis deseos y ganas de seguirle, amarle y ser fiel toda mi vida al amor que Él, generosamente, me ofrece y desde Él poder seguir haciendo vida el carisma que nuestra Madre Fundadora nos legó. Esta experiencia me anima y empuja a reafirma y dar mi "SÍ" definitivo para siempre y a seguir viviendo con gozo y entrega mi consagración, dando con ello respuesta a la llamada que Jesús me hizo un día de seguirle y estar con Él. Como María nuestra Madre digo ¡Hágase! y abierta Señor, a tu gracia y bendición, espero que la obra que has iniciado en mí la lleves a feliz término.

Quiero hacer partícipes de mi agradecimiento a mi Instituto, a mis Hermanas de comunidad, a mi familia, mis formadoras, y a todas aquellas personas que tú, Señor, has puesto en mi camino y que con su ejemplo y testimonio de vida me animan cada día a seguir configurándome contigo, sabiendo que no hay nada en el mundo comparable a la alegría de gastar la vida en tu servicio, floreciendo allí donde me plantes; gracias por sus oraciones, cercanía, acompañamiento y apoyo brindado. Que Dios los bendiga, sigo contando con sus oraciones.

Quiero terminar mi acción de gracias uniéndome al salmista que expresa sentirse lleno de palabras bellas y recita al rey su poema, como él, yo, Señor, quiero expresarte en este momento tan especial e importante de mi vida lo que brota de lo profundo de mi corazón y que con tu gracia y ayuda espero alcanzar.

MI VIDA ESTÁ EN TUS MANOS.

¡SEÑOR YO ESPERO EN TI!

Tu voz como suave brisa mi nombre pronunció y aunque el miedo me invadía te dije aquí estoy Señor, dejar casa, familia, amigos al principio me costó, pero tu amor y presencia mi vida de gozo llenó.

Quiero Señor amarte, consagrar mi vida a Ti, quiero Señor servirte dando lo mejor de mí y aunque sola no puedo, a tu gracia me confío, para que con el Padre y el Espíritu guíes siempre mi camino.

Son muchas las necesidades que el mundo hoy nos presenta, dedicada a tu servicio quiero dar respuesta a ellas, en presencia de mis Hermanas, el pueblo y la Iglesia mi compromiso quiero afianzar, emitiendo mis votos para siempre en conciencia y libertad.

Alcanzar la caridad perfecta espero algún día llegar a ejemplo de nuestra Me. María Rosa Teresa Gay, que nos legó el servir y amar "Aliviando el dolor y sembrando la paz" a todos los que viven en pobreza o sufren enfermedad.

Madre Inmaculada, Madre de nuestro Señor, en tus manos pongo mis anhelos, esperanza e ilusión, llévalas a tu Hijo e intercede ante Él por mí para que me bendiga y derrame su gracia siempre en mí.

San José nuestro Patrón y glorioso intercesor, alcánzame de tu Hijo ser fiel al plan de Dios y vivir con fidelidad y entrega mi consagración.

Tu bendición Señor nuevamente imploro, acompaña mi caminar, enséñame a conocerte y amarte cada día más y condúceme por el camino de la verdadera santidad. Amén.

Hna. Karelis Padilla

(Venezuela)

 

¿Quieres ser voluntario? ¡Apúntate! Infórmate de nuestros programas nacionales e internacionales

200 años tras las huellas de Maria Gay Tibau