Instituto de Religiosas de San José de Gerona

Avda. de la Moncloa, 7 - 28003 Madrid 91 533 55 03

TE DESPOSARE EN AMOR Y FIDELIDAD

HNA. MARIE CHANTAL ZAWADI

02/02/2012

La vocación es un don especial y cuando Dios nos lo da, cuando nos llama a seguirle y le respondemos con amor y generosidad, Él te colma de gozo y de alegría.

  • Hna Marie Chantal Zawadi

La vocación es un don especial y cuando Dios nos lo da, cuando nos llama a seguirle y le respondemos con amor y generosidad, Él te colma de gozo y de alegría. Le doy gracias por mi vocación, por las Hermanas que me han ayudado en este tiempo de juniorado; han sido la presencia del Señor en mi camino para conocerle más, para amarle más y seguirle paso a paso en mi Instituto según nuestro carisma. Ahora no sé cómo explicar mi alegría al pronunciar mi "SÍ" al Señor de una manera perpetua, cuento con la gracia de Dios que me acompañará cada día; pues para ser fiel a su amor debo renovar mi sí día tras día.

Es una gracia el haber pisado y tocado la tierra de nuestra Madre fundadora María Gay Tibau, de la misma manera que la tierra donde nuestras Hermanas mártires murieron, entregando su vida como el testimonio de fe. Gracias a nuestro Instituto por los medios que pone para nuestro bien; le doy gracias por esta formación que hemos realizado, ha sido muy corta pero con mucha riqueza; y en medio de "Solius", es verdad que es un paraíso, hay que verlo. La fraternidad ha sido muy buena. Éramos diez con Hna. María Martínez quien nos ha ayudado mucho, ha sido un ejemplo de humildad en medio de nosotras, ella hacía referencia a un pensamiento de la Madre Francisca, "con un poco de humildad todo se arregla"; de esta manera quería motivarnos a ser humildes.

Éramos nueve Hermanas y cinco nacionalidades, pero hemos vivido juntas como si nos conociéramos desde hace tiempo. Se sentía un lazo fraterno que nos une más, el mismo Espíritu, "el carisma de nuestro Instituto". Hemos vivido la diversidad cultural con gozo y nos hemos enriquecido mutuamente. Los cursos nos han ayudado mucho a todo nivel: espiritual, psicológico y humano. Los itinerarios nos han ayudado a reforzar la pertenencia al Instituto. Vale la pena esta etapa de formación en la vida. Durante el mes de los ejercicios hemos estado en intimidad con Dios, lo hemos contemplado como los discípulos en el Tabor, ahora nos invita a bajar para ir a la misión, nos invita a ser semilla, semilla de amor y de servicio, como lo ha sido Él buscando siempre la voluntad de su Padre.

Termino agradeciendo también a las Hermanas de la comunidad de Solius la cercanía, la sonrisa y la acogida. Que Dios las bendiga por el servicio que prestan con sencillez y humildad. Igualmente agradezco a todas las Hermanas de nuestro Instituto, que Dios las colme de bendiciones.

Hna. Marie Chantal Zawadi

(Congo)

¿Quieres ser voluntario? ¡Apúntate! Infórmate de nuestros programas nacionales e internacionales

200 años tras las huellas de Maria Gay Tibau