Instituto de Religiosas de San José de Gerona

Avda. de la Moncloa, 7 - 28003 Madrid 91 533 55 03

ALEGRÍA EN MI VIDA CONSAGRADA

HNA. RICARDA JUEZ

19/08/2011

Hna. Ricarda Juez Varga tengo 96 años y nací en San Millán de Lara (Burgos) en el seno de una familia muy cristiana, fuimos 5 hermanos. Viví muy feliz con ellos y siempre les he querido mucho, la familia es algo fundamental para mí.

  • Hna Ricarda

1º Cómo sintió la vocación.

Hna. Ricarda Juez  Varga  naci en de San Millán de Lara (Burgos) en el seno de una familia muy cristiana, fuimos 5 hermanos. Viví muy feliz con ellos  y siempre les he querido mucho, la familia  es algo fundamental para mí.

Sentía la llamada del Señor a consagrarme a Él para siempre y así se lo confié a mis padres que accedieron gustosos para que fuera feliz. Como tenía una prima la Hna. Sotillo que era religiosa de San José de Gerona, empezamos  a comunicarnos con ella ya que venía  de visita de familia porque  acababa de profesar. Quedé encantada de lo que mi prima me decía, y veía claro que ese era el camino que debía seguir, ( y así fue  el medio  del que se valió  el Señor).

Fui la primera vocación que salió de mi pueblo para nuestro Instituto  de Religiosas de San José de Gerona,  a éste santo le tiene gran devoción.

Que experiencia  ha tenido durante su entrega al Señor en la Vida Consagrada.

Me he sentido muy gozosa en la vida religiosa  y el poder cuidar a los enfermos  en los que veía a Jesús, me ha gratificado mucho, cuanto se lo agradezco a Dios y a nuestro Instituto, que así nos formaba ver a Jesús en los que sufren.

Realicé mi misión apostólica en Colombia durante varios años, tengo un recuerdo muy bueno de lo que allí  viví  y la excelente obra social que se realiza. Éramos jóvenes y las fuerzas daban mucho de sí y lo mismo la generosidad. La vida ejemplar  y entregada, de las hermanas era admirada por jóvenes que luego formaron parte de nuestro Instituto. Cuando regresé a  España me destinaron a la clínica  Ntra. Sra. del Remedio donde he podido disfrutar  de ver como se aliviaba el dolor a tantos pacientes y  a sus familiares.

3º Qué diría  hoy a las personas que sienten la llamada de Dios a esta Vida Consagrada.

Mira como yo soy tan feliz en este medio de vida, pues lo que deseo es que todas aquellas personas que se sientan llamadas, pues que  den respuesta generosa, porque Dios como Padre providente que es, las va ayudar con creces en todos los momentos, porque también los hay que no son tan alegres, como en todos los estados de la vida, pero es más la alegría en  que se vive.

Nuestra Madre Fundadora María Gay Tibau, confiaba mucho en la providencia de Dios y así siguió adelante con nuestro Instituto y no lo tuvo nada fácil. Es de almas grandes el ser valientes y decididos.

4º En esta etapa de su vida cómo vive el carisma en servicio a la Iglesia y a la sociedad.

Como ahora tengo mucho tiempo y pertenezco al Grupo Orante del Instituto, rezo  mucho para que la Iglesia  de buen testimonio de caridad con todos  creyentes y no creyentes .

Por la Sociedad, miro de  hablar con los vecinos y  escucharles para que no sientan soledad; para todos tengo una sonrisa, pues para algo nos dio Dios esta  facultad, me gustan las caras alegres, pues la mía también lo ha de ser.

Miro de estar enterada de lo que sucede en  nuestro  mundo  y rezo para que haya paz  y todos los pueblos  puedan vivir unidos.

También rezo mucho por  mi Instituto y por cada una de las hermanas, como por mis familiares, y para que vengan vocaciones a nuestras comunidades.

Quiero mucho  a las hermanas de la comunidad, me tratan y cuidan muy bien, a mis familiares también, tengo aquí unas sobrinas y me vienen a ver y me sacan de paseo  y a comer con ellas, por tanto nada más me queda que agradecer a todos.

Si volviera a nacer lo tengo muy claro que me volvería a hacer religiosa de San José de Gerona

¿Quieres ser voluntario? ¡Apúntate! Infórmate de nuestros programas nacionales e internacionales

200 años tras las huellas de Maria Gay Tibau